Atole de calabaza y Mulled Wine, 2 bebidas
calientes de otoño que te fascinarán

En octubre llega la época de la cosecha de calabazas y, además, una gran variedad de alimentos y bebidas se presenta como alternativa del recetario para ayudarnos a lidiar con las frías temperaturas y deleitar nuestro paladar. Por eso, te traemos la receta de un rico atole de calabaza.

Necesitarás 2 tazas de puré de calabaza, 3 tazas de leche, 1 ½ de agua, 1 raja de canela, 2/3 de taza de fécula de maíz, ½ taza de azúcar morena, ½ taza de azúcar refinada, ¼ de taza de nuez moscada y una pizca de clavo molido. Primero, vierte el agua, la leche y la canela en una olla. Ponla en la estufa. Cuando esté a punto de hervir disminuye la intensidad de la flama. Retira la canela y agrega el puré, las azúcares y la fécula. Remueve con un cucharón hasta que espese y tome consistencia atolada. Apaga el fuego y añade la nuez con el clavo molido. Deja reposar un par de minutos y estará listo para beberse.

Si prefieres algo más fuerte te recomendamos el Mulled Wine, un rico ponche especiado con vino tinto. Te fascinará. Necesitarás 1 botella de vino tinto, 60 g de azúcar morena, 1 naranja en rodajas, 1 raja de canela, ½ limón, ½ lima, 1 pizca de clavo, ½ vaina de vainilla rallada y una hoja de laurel.
Preparar el Mulled Wine es muy sencillo

Sólo vierte el azúcar, las especias, los cítricos y un poco de vino en un pocillo al fuego hasta que los ingredientes queden ligeramente sumergidos. Cuando la azúcar se haya disuelto, y la mezcla tome la consistencia de un jarabe, baja la flama al mínimo para no perder la concentración del alcohol. Vierte entonces la cantidad restante del vino. Mantén el fuego hasta que la combinación retome su temperatura caliente y listo, consiéntente y consiente a los tuyos con esta delicia inglesa.