Te damos un paseo por las delicias más exquisitas y dulces de Suecia

Dos de las especialidades que han dado un lugar privilegiado a la gastronomía sueca son sus pasteles y postres, por eso queremos que conozcas una pequeña muestra, para que amplíes tu lista de antojos gourmets al final de la comida o la hora del café.

Uno de los reyes de los postres suecos es el kladdkaka, un bizcocho de chocolate crujiente por fuera y suave por dentro. Por la falta de levadura su consistencia es un poco chiclosa, pero la concentración de cacao lo convierte en experiencia simplemente majestuosa para el paladar. Suele acompañarse con nata, helado o fruta para obtener notas extras de sabor.

Otra delicia que puedes encontrar en las panaderías gourmet de la ciudad son las semlas, panecillos aromatizados con cardamomo y rellenos de crema batida con pasta de almendra. En Suecia suelen servirse en un plato hondo sumergidos en leche. Son simplemente deliciosos.
Conoce el Princess Cake, un ícono de la realeza pastelera sueca

También conocido como tarta de la princesa o tarta verde, este delicioso pastel consta de varias capas de crema, pan y mermelada de frambuesa. Además, está cubierto con dos capas de mazapán de almendras que le dan un sabor inigualable. Esta receta está sumamente ligada a una tutora de la realeza danesa, quien hizo muy popular este pastel a mediados del siglo XX.