Conoce todo el ingenio zapoteca plasmado en esta exposición
del Museo de la Casa del Mendrugo en Puebla

Si bien el arte expresado sobre cráneos y esqueletos es una tendencia que ha tomado un gran auge en estos tiempos, gracias a las tradiciones del Día de Muertos en México, en la exposición Amos por siempre, el misterio de los cráneos zapotecas, podrás reconocer que esta colorida influencia previa a la elaboración de las pintorescas calaveritas de azúcar, ya era de uso común en el arte prehispánico Mixteco-Zapoteca.

Al interior de La Casa del Mendrugo, un museo ubicado en una casona remodelada en el centro de Puebla con apenas 10 años de historia, se yergue esta magna exposición nunca antes vista con cráneos humanos intervenidos, huesos y caracoles trompeta finamente tallados, además de otros objetos decorados por un grupo zapoteca denominado Los Amos que moró en territorio de Oaxaca y Puebla antes de la llegada de los españoles.

Por la información recopilada en torno a estas piezas se sabe que los temas plasmados correspondían a escenas particulares de los dueños de las osamentas antes de morir. Por esta razón es que tenían un uso profundamente de ritual y gran respeto.
Esta exposición reafirma la gran relevancia que tenía
La muerte como eje central en el México antiguo

Como en otras culturas como la mexica o la maya, los zapotecas también tenían una amplia visión sobre los temas fúnebres. Detalles como el rango social, la edad o hasta el tipo de muerte determinaban si la osamenta sería puesta en una tumba al interior de un templo, colocado en una vasija de barro o puesta como ofrenda a las aves de rapiña para que elevaran sus espíritus al sol.