No contar todo, la historia de una familia marcada por la ausencia paterna

Emiliano Monge, escritor nacido en la Ciudad de México en 1978 y radicado en España en la actualidad, regresa con una segunda novela que tiene todo lo necesario para convertirse en un clásico de la literatura mexicana moderna. Con un hilo narrativo completamente biográfico, nos cuenta la historia de su abuelo y su padre, los hombres que han sido una parte primordial de la ausencia en que ha vivido.

Contado en tres tiempos y desde tres narradores distintos: en primera persona con el diario de su abuelo; en segunda persona, mediante diálogos en los que aparece su padre; y él mismo, narrado en tercera persona; esta novela da cuenta de la historia de un abuelo que fingió su muerte en una explosión para borrarse del mapa de su familia, así como la desaparición de su padre, que se unió a la guerrilla de Guerrero en tiempos de la Guerra Sucia; y termina hablando en carne propia de todo lo que significaron esas ausencias en el seno de su familia.

La influencia de autores de talla internacional como Samuel Beckett y Juan Rulfo se encuentra en esta novela de lenguaje tan poético y fuerte como actual, dando un gran sentido a temas como la dimensión del silencio, la soledad y el abandono en la conformación de una persona.
"Casi cualquier buen sentimiento, si lo raspas diariamente con la convivencia, se convierte en rabia o en resentimiento", Emiliano Monge

A la manera en que Juan Rulfo deambuló por un pueblo fantasma para recrear las historias del lugar donde murió su abuelo a través de su obra cumbre, Pedro Páramo, Emiliano Monge recrea personajes importantes de su pasado, para trazar una línea en la que el machismo y la ausencia son piezas claves en la violencia, un ingrediente primordial en la constitución de un país como el México actual.