Aumenta tu fortaleza muscular realizando entrenamiento isométrico

Dentro de las técnicas terapéuticas deportivas, una de las más socorridas para ayudar a la reparación de las lesiones es la práctica del entrenamiento isométrico, ya que consta de repeticiones por tiempos prolongados contra resistencias inmóviles.

Rutinas basadas en ejercer presión sobre una pared, mantenerse en cuclillas o sostenerse en el suelo con las puntas de los pies y los antebrazos en posición paralela al piso, son ejemplos de este tipo de entrenamiento. La acumulación de fuerza y el gran consumo de energía que estos ejercicios generan, es ideal como tratamiento terapéutico para músculos con rangos limitados, así como para deportistas que buscan fortalecer su abdomen, extremidades inferiores y superiores.

Uno de los ejercicios isométricos más socorridos son las planchas suspendidas. Estas constan de quedarse estáticos en el movimiento de suspensión de una lagartija con la finalidad de fortalecer los músculos abdominales transversos, glúteos, abductores y oblicuos. Se recomienda realizarlos soportando de 10 a 15 segundos con los brazos en tensión y el mismo tiempo en suspensión, realizando 5 repeticiones hasta completar un set.
Isométrico para reducir grasa en zonas laterales del vientre

Las planchas laterales en las que tu cuerpo tendrá que permanecer suspendido usando como base uno de tus codos y brazos, te ayudarán a fortalecer tus músculos abdominales, la espalda baja, además de auxiliarte en la reducción los cúmulos adiposos laterales. Debido a que solo se hacen con un brazo es necesario reducir el tiempo de cada repetición en suspensión a 10 segundos. Cada serie debe intercalarse con el otro brazo hasta llegar a 5 repeticiones por cada uno para completar el set.