Conoce la historia personal de Ousman, un africano que cruzó el infierno para buscar el sentido de su existencia

La historia de Ousman Umar es muy parecida a la de muchos africanos que dejan su sitio natal buscando emular y entender el fascinante mundo de las creaciones occidentales. Partiendo del hecho de que fue hijo de una mujer fallecida en el parto, detalle que era penalizado con el abandono en su tribu, los walas de Ghana, la vida de Umar se describe como una gran aventura desde su llegada a este mundo.

Según la narración autobiográfica del autor en su libro Viaje al país de los blancos, es que nos enteramos que, gracias a que fue hijo de uno de los chamanes que no se postraron ante las creencias musulmanas que asimiló la gran mayoría de su tribu, es que pudo sobrevivir a su maldición natal. Posterior a esto, Ousman nos cuenta los primeros años de enseñanza ante un padre frío y duro en sus enseñanzas, además de la vida en una infancia dedicada al trabajo, ya que en su tribu, los más respetables eran los ancianos, y los niños, eran la base de la pirámide, dedicada a conseguir los alimentos, ya fuera cazando o recolectando.

En un lugar alejado de la civilización occidental, el pequeño Ousman miró un avión en el horizonte y quedó sorprendido ante su capacidad de mantenerse suspendido por tanto tiempo en el aire. Al intentar imitar el vuelo de ese gran armatoste con una piedra y no conseguirlo, su mente se activó para darse cuenta que su lugar en aldea tenía los días contados: tenía que ir a ese lugar de blancos en donde se creaban los aviones.
Adéntrate en un viaje literario que narra la cruenta travesía que le costó a Ousman, viajar desde Ghana hasta España

Desde su paso a los 9 años como aprendiz de soldador en un taller, pasando por su travesía a pie por el desierto del Sahara y viviendo varios años de vejaciones en Libia, donde ser de tez más oscura era prácticamente un delito, este libro también narra ese punto del viaje de Osman que culmina al cruzar en una embarcación improvisada hasta las Islas Canarias. Pero la historia no termina ahí; te invitamos a descubrir lo que le sucedió a este gran hombre que, a sus 17 años, sin papeles, solo y en la indigencia, es salvado por una familia humilde española, que lo ayudó a convertirse en el gran referente humanitario a nivel internacional que es ahora.