Conoce una retrospectiva de dos de los máximos promotores de la cultura en el estado de Coahuila

Harold R. Pape fue para Monclova, Coahuila, algo más que uno de sus hombres de negocios por excelencia. Fue más bien uno de sus fundadores. Originario de los Estados Unidos y radicado en Francia hasta los albores de la Segunda Guerra Mundial trabajando para la industria acerera y sus derivados, emigró en 1939 con su esposa Suzanne, una prestigiada diseñadora de moda de la época, a tomar la ciudad coahuilense por casa y desarrollo personal.

Fue en Monclova donde Pape fundó la empresa Altos Hornos de México echando a andar la economía del estado, además de la chispa vital en toda la población, ya que financió la fundación de una gran cantidad de escuelas tanto públicas como privadas, así como centros de salud, deporte y cultura. El interés que tuvo junto con su esposa para impulsar tanto el crecimiento económico como social de la población, lo llevaron a ser una de las personas más queridas en todo el norte de México.

Entre las múltiples obras que inauguraron antes de fallecer, el primero en 1977 y la segunda en 1988, fue el Museo Pape, un sitio que alberga una inmensa biblioteca, un centro de formación artística para menores y salas de exhibición en donde se han expuesto en forma temporal obras de artistas de la talla de Pablo Picasso y Rubén Dalí, además de piezas de los más importantes exponentes del arte mexicano. También existen salas que exponen de forma permanente piezas arqueológicas y una retrospectiva de la historia del señor Harold y su esposa, titulada Dos vidas, una historia.
¿Qué ver en la exposición Dos vidas, una historia?

Además de fotografías y materiales de los proyectos que los Pape desarrollaron en Monclova, en la sala de esta exposición que estará abierta hasta finales de este año, se encuentran objetos personales de la afamada pareja, colecciones privadas del señor Harold, además de una profunda semblanza gráfica de Suzanne Pape, quien aparte de ser una gran diseñadora de sombreros para Reboux, una afamada firma francesa, fue pionera en la aeronáutica al ser la primera mujer en pilotar un avión desde Francia hasta la ciudad de Casablanca en Marruecos.