Moldea tu abdomen con una dieta destinada a mejorar tu metabolismo

Una de las partes del cuerpo que todos quieren reducir es el vientre, ya sea por cuestión estética, o porque su salud los ha orillado a tomar una determinación decisiva. Por lo regular uno pensaría de inmediato en los ejercicios abdominales, pero antes hay que poner en práctica ese dicho común de “Somos lo que comemos”; así pues, comencemos por lo primordial y preguntémonos: ¿Cómo estamos nutriendo nuestro cuerpo?

Algo que debemos dejar atrás para reducir el abdomen son las harinas refinadas presentes en el pan y diversos alimentos industrializados. Para sustituir este tipo de antojos y darle nutrientes al organismo con el fin de acelerar y regularizar el trabajo de nuestro metabolismo, debemos poner énfasis en alimentos con una buena concentración de grasas saludables como el aguacate, el salmón, los frutos secos, la leche dorada (cúrcuma) y las semillas sin freír, además de la sustitución de aceites tradicionales de girasol para cocinar, por aquellos que son extra vírgenes de coco u oliva.

Es necesario ingerir proteínas de buena calidad, ya que, aunque las derivadas de los productos animales suelen considerarse completas, al ingerirse de forma cotidiana y en grandes cantidades, pueden generar daños renales y hepáticos. Por eso, los especialistas sugieren la ingesta regular de legumbres, hongos en sus diversas variantes como el champiñón, la seta o el portobello, además de algas.
En algunos casos, el abultamiento del vientre no se debe a una mala alimentación, sino a un desajuste hormonal

Además de recomendarte que visites a un nutriólogo o endocrinólogo, en caso de que sientas que ni el ejercicio ni una dieta saludable estén cumpliendo al cien con tu propósito de reducir y moldear tu vientre, te recomendamos que implementes en tu dieta suplementos como la maca y el cáñamo, alimentos con una gran cantidad de nutrientes que pueden ayudar a corregir desórdenes hormonales.