Reconfigura la dimensión de tus espacios con estos tips de iluminación

Uno de los primeros aspectos a tomar en cuenta es dejar fluir el paso de la luz, así que, si no cuentas con grandes ventanales o tragaluces, al menos no detengas el paso de la luz con muebles o pesados cortinajes; libera el mayor espacio de ser posible y solo mantén el mobiliario necesario para cada uno de tus espacios.

Otro aspecto vital es el color de tus estancias. Difícilmente un tono oscuro dentro de un espacio reducido podrá brindarte una gran profundidad de campo, por esa razón es que un color de pintura como el Total White podrá reflejar la luz a tope para dar una sensación mayor de espacio. También los muebles de color blanco, cortinas y otros elementos decorativos en ese tono te serán de gran ayuda. En caso de que tengas estancias muy grandes y prefieras un ambiente más sobrio y minimalista, los tonos oscuros como el gris azulado o el guinda vintage serán de gran ayuda para equilibrar la sensación de vacío.

Abrir paso a la luz mediante la eliminación de muros o puesta a punto con iluminación artificial es algo que se puede hacer en esos espacios que no contemplaron la luz al ser concebidos. La primera opción contempla el derribo completo de los muros o un derribo parcial, en donde se coloquen ventanales interiores que den paso a la luz natural. La segunda, mediante el uso de tiras de leds ocultas tanto en zonas altas como bajas. ´
Que el color del piso esté en el suelo, no significa que no deba ser contemplado

Muchas veces el piso de las casas es lo último en tomarse en cuenta; por eso, en caso de que necesites ponerte a tono con esa sensación de magnificación de espacio, puedes poner un piso blanco, duela gris o parquet de roble claro. También las alfombras de tonos neutros y claros son muy recomendables.