Vive una experiencia religiosa al natural en Lalibela, la ciudad etíope de los templos tallados en piedra

El continente africano es famoso, además de sus magníficos parajes naturales repletos de bellos paisajes y especies animales, por sus templos tallados en piedra. Tal vez el recinto más famoso del mundo sea la antigua ciudad de Petra en Jordania, pero otra de esas maravillas que también ha sido considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es Lalibela en Etiopía.

Fundada en la Edad Media por miembros de la Iglesia Ortodoxa Etíope, esta ciudad ubicada una zona elevada rodeada de verdes prados, intentó ser una réplica de Jerusalén en aquella época en que la actual capital de Israel estaba ocupada por los musulmanes. Con un total de 11 templos, esta pequeña ciudad con diversas escaleras y pasadizos secretos que han resistido el paso de los siglos a pesar de la constante humedad causada por la lluvia y el entorno repleto de vegetación.

Las leyendas y mitos sobre esta ciudad construida en el reinado de Gebre Mesquel Lalibela a finales del siglo XII e inicios del XIII, marcan que en este lugar murió Adán, el protagonista del mito originario del hombre judeocristiano. También se cuenta que esta ciudad fue construida con la ayuda de ángeles. Aunque especialistas indican que, para erigirlo se necesitaron de más de 20,000 hombres que durante más de 20 años, tallaron en la piedra con herramientas rudimentarias.
A pesar de las desigualdades que reinan en Etiopía, en Lalibela existe un gran ambiente de paz y armonía

Es debido a su carácter de ciudad sagrada que este lugar permanece ajeno al ambiente de constante represión gubernamental y desigualdad social que reina en el resto del país. Por otra parte, en cada uno de los 11 templos encontrarás un sacerdote, además de peregrinos que provienen de distintas partes de Etiopía y el mundo a cantar bellas melodías de alabanza en amárico, la lengua oficial del país.