Te presentamos 3 platillos que te darán una nueva visión sobre el aguacate

El aguacate es el fruto de un árbol ancestral oriundo de los bosques nublados mexicanos con una gran tradición en la gastronomía nacional desde antes del tiempo de la colonia española. Su alto contenido en Vitamina A y ácidos grasos benéficos para la salud, además de potasio, fósforo y calcio, lo convierten en un súper alimento que combina muy bien con todo tipo de platillos; desde sopas, guisados y postres.

Debido a que el aguacate también se produce a lo largo de América, existen recetas colombianas de cremas de aguacate que podrán deleitarte cuando requieras una rica sopa caliente. Para preparar esta crema pon una cucharada de mantequilla en una olla mediana a fuego medio. Agrega ½ taza de cebolla finamente picada y deja que se cocine durante 3 minutos. Posteriormente agrega un ajo picado y deja que se cosa durante 30 segundos. Añade 4 tazas de caldo de pollo, 1 cucharadita de jugo de limón, además de 2 aguacates maduros previamente machacados. Deja hervir la mezcla durante 7 minutos para después licuarla hasta que tome una consistencia suave. Sirve de nueva cuenta en la olla para añadir dos tazas de crema, ¼ de cucharadita de comino molido, además de una pizca de pimienta y otra de sal. Cocina a fuego medio durante 5 minutos. Al final agrega una cucharada de cilantro picado y sírvela caliente. ¡Te fascinará!

Si requieres algo más sencillo para esos días que estás frente a la pantalla viendo series, te recomendamos una pizza de aguacate. Necesitarás 150 g de mozzarella cortado en rebanadas delgadas y medio aguacate picado en trozos sobre una base para pizza. Coloca después 200 g de espinacas y encima otra capa de 100 g de queso con otro medio aguacate picado. Agrega sal y pimienta al gusto. Precalienta el horno a 200 grados y mete la pizza durante 25 minutos hasta que esté lista.
¿Qué tal te vendría un mousse de aguacate con pistache para la hora del postre?

Consigue 1 taza de pistaches pelados sin sal, remójalos durante 3 horas en agua y al final sécalos con una toalla de cocina. Licúalos con ½ taza de miel y una cucharada de agua hasta tener una mezcla homogénea. Colócala en un recipiente y refrigérala durante cinco horas o toda la noche junto con 3 aguacates por separado. Pélalos, retira la semilla y pícalos en trozos pequeños. Licua el aguacate con la masa de los pistaches, añade una cucharada de jugo de lima y ¼ de taza de agua hasta tener una mezcla consistente. Distribuye el mousse en copas, cubre con un plástico y refrigera por cinco horas. Antes de servirlo, decóralo con hojas de menta y pistaches tostados picados.