Chanoyu



Chanoyu: la ceremonia del té japonesa que está causando furor alrededor del mundo

 

La ceremonia del té o chanoyu (茶の湯 ,en japonés) es una práctica que combina la tradición, el arte, la cultura y la filosofía japonesa. Tiene origen en el budismo zen. Se destaca por una serie de normas protocolarias, las cuales deben seguirse en la preparación, presentación y degustación exclusivamente del té verde o matcha.

La sencillez es un elemento clave, permite valorar y apreciar las cosas que nos rodean durante la ceremonia. Cada instante que transcurre es un momento para reflexionar sobre la vida y sobre uno mismo.

A través del camino del té o chado ( 茶道,en japonés), los participantes se preparan durante muchos años para perfeccionar el arte del té. Sin embargo, no solo es una práctica para dominar los procedimientos detrás de la preparación y degustación, es un modo y filosofía de vida. Además, esta ceremonia agrupa otras expresiones o “caminos de la vida” de la cultura japonesa como el Ikebana (生け花、camino del arte de las flores) y el Shodo (書道 el camino de la escritura, el arte de la caligrafía japonesa).

A esta ceremonia también se le puede definir como la costumbre social más tranquila que practican las clases elevadas japonesas desde tiempos milenarios. Su objetivo ha sido la creación de una atmósfera especial, en la que los participantes saborean el té y admiran pinturas sobre la naturaleza y otras obras de arte.

 

Es una invitación a olvidar todos los objetos materiales y mundanos para purificar el alma y así alcanzar un estado de armonía espiritual con el universo. Es un ritual de reflexión y autoconocimiento.

 

Chanoyu se basa en cuatro principios: Wa (armonía), Kei (respeto), Sei (pureza) y Jaku (tranquilidad). Todos los objetos que rodean esta práctica, así como las actividades que la comprenden, persiguen estos objetivos. Se cree que la celebración de la ceremonia con pleno conocimiento de estos factores, tiene el poder de transformar la conciencia humana. ¿Imaginaste que fuese tan poderosa?

 

Pasos de la Ceremonia Japonesa del Té

 

Kaiseki: una comida ligera

 

La primera etapa de la ceremonia consta de una comida ligera en la que todavía no se bebe el té. Se desarrolla con todos los participantes arrodillados sobre el tatami que cubre el suelo, dentro de la casa de té.

Mientras los invitados están reunidos en la sala de espera, el maestro de ceremonias aparece y los conduce por el camino del jardín hasta la sala principal. A un lado del camino hay un recipiente de piedra o una fuente con agua fresca, en el que se lavan las manos y se enjuagan la boca.

Ingresan arrodillados a la sukiya o casa de té. Cada invitado se arrodilla ante la capilla o tokonoma y hace una reverencia respetuosa. Se admira la obra de arte presentada, como una pintura colgada en la pared o un arreglo floral. Se sirve el kaiseki, que termina con unos dulces a manera de postre.

 

Naka-dachi: pausa intermedia

 

Cuando el maestro de ceremonias lo indica, los invitados se retiran a un banco colocado en el jardín que rodea a la casa de té. Antes de regresar a la sukiya deberán volver a lavarse las manos y la boca.

 

Goza-iri: la fase principal en la que se sirve té espeso

 

El anfitrión hace sonar un gong de metal 5 o 7 veces. Los invitados regresan a la casa de té. La estampa o pintura ha desaparecido y, en su lugar, se ve un recipiente con flores u otro objeto de apreciación.

Los recipientes de cerámica para el agua y el té están ya colocados en su sitio. Los invitados admiran el objeto de apreciación y la tetera. El maestro de ceremonias prepara el Koicha: té matcha espeso. El invitado principal se desplaza sobre sus rodillas para tomar el cuenco, hace una inclinación a los demás y coloca el cuenco en la palma de su mano izquierda, al tiempo que lo sujeta por uno de los lados con la derecha.

Toma un sorbo, alaba su sabor y toma otros dos o más sorbos. Limpia la parte del borde que ha tocado con los labios. Pasa el cuenco al invitado siguiente que repite las operaciones del invitado principal. Finalmente el invitado principal entrega el cuenco al maestro.

 

Usucha: fase final, en la que se sirve té claro

 

El té se prepara individualmente para cada invitado con dos cucharadas de matcha. Cada invitado debe beber su cuenco entero y devolverlo al maestro, quien lo limpia con agua y luego con una chakin (servilleta de lino). Una vez que el maestro de ceremonias ha sacado los utensilios de la sala, hace una reverencia en silencio ante los invitados con lo que indica que la ceremonia ha terminado. Los invitados entonces abandonan la sukiya.

Escrito por: Editorial Audi