Cómo planear un camping



Cómo planear una escapada con la familia y hacer camping

 

Aunque para muchos el camping constituye un estilo de viaje en sí, para otros acampar puede significar una buena manera de transformar la experiencia de salir y vivir una nueva experiencia, conectar con la naturaleza y alejarse del mundo. La posibilidad de dormir de esta manera permite experimentar los destinos de otra forma, de otro modo imposible, y tener una opción más a la hora de planear nuevas experiencias solos, con tu pareja o la familia.

Acampar es una de las experiencias que debes realizar al menos una vez en tu vida. Estar en un entorno natural, libre de personas, te permitirá realizar actividades que nunca podrías realizar en la ciudad. Ni se diga de lo bien que hará a tu mente y rutinas, al desconectarte del mundo y conectarte con la naturaleza. 

Pero acampar es más complicado que salir con una casa de campaña e instalarla sin más en cualquier lugar. Conviene tener en cuenta algunos aspectos importantes si lo que quieres es pasárselo genial.

 

Elige un lugar seguro, alejado de la humanidad

 

Debido a la situación actual del mundo y para que tu escapada a acampar sea una experiencia segura y divertida, es indispensable que consideres visitar un lugar donde sean pocas personas a tu alrededor para mantener la sana distancia y que tu experiencia no se vea interrumpida. A la hora de acampar tenemos dos opciones: un lugar silvestre o un lugar civilizado.  

En algunas situaciones, un lugar silvestre como un bosque, una playa, o algo muy lejano, puede ser el sitio perfecto, planea tu salida con anticipación y prepárate con todo lo necesario para que no te falte nada y permanezcas seguro. 

Procura acampar orientado: sur, norte, oeste y occidente es súper importante, independientemente de la época del año y de lo que a ti te parezca más conveniente para una experiencia insuperable.

 

Piensa en la orientación del sitio en el que planeas acampar

 

Una zona orientada al oeste va a tener la luz del atardecer, pero en cambio no va a tener la luz de la mañana. Si eliges una zona orientada al este, tendrás la luz del amanecer, por lo que si quieres madrugar va a ser muy bueno, pero si quieres dormir hasta tarde,  no es muy buena idea. 

 

Luz natural, el must para elevar tu estadía natural 

 

Trabaja con el entorno natural, esto quiere decir que intentes adaptar tus acampadas con el movimiento del sol y la luz natural que puedas disfrutar. Durante el verano se puede hacer de noche antes de las 19 hrs., por lo que es importante planear instalarte en un horario temprano y armar tu itinerario considerando estos momentos del día. 

 

Agua y comida 

 

Dos o tres horas antes de acampar debes rellenar tus depósitos porque nunca sabes dónde vas encontrar una nueva fuente o un grifo para rellenarlos y, acampar sin agua significa, en el mejor de los casos, no poder asearte, pero también puede ser que no cocines o no puedas beber en toda la noche. Así que prepárate y antes de acampar carga toda el agua que crees que puedas necesitar.

En el tema de la comida, procura llevar un poco más de lo que planeas consumir durante tu visita. Puede que te quieras quedar en ese sitio acampando más de un día pero que, por no tener comida, te tengas que ir.

 

Discreción 

 

Utiliza una casa de campaña discreta: verde o un color oscuro; tiendas naranjas son para acampar en la montaña, tiendas rojas son para irte de fiesta a un festival, pero para viajar en bicicleta lo mejor son las tiendas verdes, oscuras o de camuflaje.

 

Controla el fuego que utilices para calentarse o cocinar 

 

Toma todas las precauciones posibles antes de hacer fuego. No lo hagas en zonas muy secas y climas calurosos, no lo hagas en días que haya mucho viento, y si es posible, ten una cantidad de agua o arena cerca para apagarlo en caso de requerir.

 

El orden es importante en todo momento

 

Cuando te vayas a dormir, procura dejar tu equipo preparado, en un solo lugar y listo para usarse o moverse: tus cazuelas o equipo de cocina déjalo en un solo sitio, limpio y dentro de tu casa de acampar. Tus cosas personales mantenlas cerca de ti, esto te puede ayudar en caso de que tengas que moverte rápidamente. Ten una linterna o fuente de luz cerca de ti, a la mano y con la batería necesaria. 

 

Por último, pero no menos importante: deja todo tal cual lo encontraste

 

No olvides ni un papel pequeño. Limpia los restos del fuego y asegúrate de apagarlos completamente, no hagas nada que no te gustaría que hiciera otra persona. Es recomendable, incluso, dejar el sitio más limpio de lo que lo encontraste. 

Escrito por: Editor principal