Plant Based Diet



Plant Based Diet: La nueva tendencia que mezcla una dieta saludable para tu cuerpo y ayuda al medio ambiente

 

El último año ha sido un abrir de ojos para reconsiderar la relación que tenemos con nuestra calidad de vida y salud. El interés por el bienestar tuvo un incremento como nunca antes, desde el ejercicio físico, la conexión mente-cuerpo, relación con el espacio en el que vivimos y en especial,  mantener buena salud. Si estos temas resultan de tu interés, inevitablemente habrás escuchado la importancia de mantener una buena alimentación, por ello no es sorpresa que una de las tendencias de bienestar más buscadas sea “Plant Based Diet” pero, ¿qué significa?

Durante años, deportistas de alto rendimiento han optado por este tipo de dietas en búsqueda de mejores resultados a la hora de competir y entrenar, la lista comprende nombres como Lewis Hamilton, Venus Williams, Lionel Messi, e incluso Mike Tyson. Esta forma de alimentación, adaptada también como estilo de vida, incluye más que frutas y verduras, se añaden semillas, aceites, granos enteros, leguminosas y frijoles, alimentos con un gran contenido proteico, en ocasiones mayor al de alimentos de origen animal. 

 

 

La opción de comer carne roja, pescado y pollo está sobre la mesa, pero para ser considerado como Plant Based deberá ser más de 50% de origen vegetal, utilizando este tipo de carnes como un complemento y no como el alimento principal. Aunque esta tendencia es relativamente nueva, los beneficios de este tipo de dietas han estado ampliamente documentados. 

 

El ejemplo más conocido es la dieta Mediterránea, en ocasiones recomendada incluso por doctores, este tipo de dieta sigue los principios de una alimentación a base de ‘plantas’, con la inclusión de productos animales como queso, yogurt y pescado, con restricción de carne roja. 

 

Hay 4 variedades de dietas: semi-vegetariana, que incluye el consumo de huevo, lácteos, carne roja en ocasiones, pollo, pescados y mariscos; pescatarian, que incluye huevo, lácteos, pescados y mariscos pero ningún otro tipo de carne; vegetariana, donde está permitido comer huevo y lácteos, ningún tipo de carne animal; y por último, vegana, la dieta más radical ya que no incluye ningún producto de origen animal y la cual se recomienda practicar con asesoría profesional. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Kim F (@kimmer_free)

 

Los beneficios de este tipo de dietas son el reducido riesgo de generar enfermedades como aflicciones cardiacas, síndrome metabólico, diabetes, depresión, y ciertos cánceres como el de colon, mama y próstata. Además de la pérdida de peso, mejora en las funciones físicas y mentales; ya conoces el dicho: ‘eres lo que comes’. Otro aspecto importante de esta dieta, es cómo repercute en la lucha contra el cambio climático. 

 

Recuerda consultar tu decisión con tu dietista o Profesional de la Salud para una asesoría o transición adecuada.

 

Según un estudio realizado por la ONU, la alta demanda de productos animales como la carne y los lácteos, impulsa el crecimiento del calentamiento global. Además, se podría alimentar a una mayor cantidad de población si la tierra destinada a la cría de ganado y animales, se utilizara para la siembra, ayudando a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la salud de los suelos, y atacando también el problema de la desnutrición mundial. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Mi Belleza (@mi.belleza.brilla)

 

Si estás listo para mejorar tu salud y ayudar a preservar nuestro planeta, no lo pienses y empieza a consumir más alimentos de origen vegetal. Una forma fácil y divertida de hacerlo es comprar frutas y vegetales de todos los colores e integrarlas a tu día a día, optando por disminuir el consumo de productos como carne roja. La recomendación más importante, acércate a un nutriólogo profesional.

Escrito por: Editorial Audi