Las diferencias entre el tequila y mezcal



Las diferencias entre el tequila y mezcal

 

Si hablamos de espirituosos mexicanos, sin duda, el más famoso tanto a nivel nacional como internacional es el tequila, seguido del mezcal, que en los últimos años ha ganado popularidad en su consumo. Lo cierto es que cada una de estas bebidas cuenta con aspectos que las hacen muy especiales y agradables al paladar.

 

A simple vista puede resultar confuso, ya que las dos bebidas provienen de la fermentación y destilación del agave, pero en realidad hay muchas distinciones entre ambas.

 

Las dos bebidas son extraídas del agave. Sin embargo, el tequila solo se puede producir del agave azul, mejor conocido como tequilana Weber, mientras que, para el mezcal, pueden utilizar diversas variedades de la planta. Conocer las diferencias básicas entre estas dos bebidas no solo te convierte en un conocedor, también te abre el panorama para disfrutarlas en distintos momentos, reuniones o maridajes.

Hablar de las dos bebidas mexicanas por excelencia en el mundo, es referirnos al tequila y al mezcal. La DO (denominación de origen) también varía entre ambos destilados. El tequila únicamente se puede producir en algunos municipios de cinco estados (Jalisco, Nayarit, Michoacán, Tamaulipas y Guanajuato). En cambio, la DOM (denominación de origen del mezcal) es más amplia, abarca algunos municipios de Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Tamaulipas, Durango, Guanajuato, San Luis Potosí, Zacatecas, Puebla, Estado de México, Morelos y Aguascalientes, estos últimos tres fueron incorporados recientemente.

 

 

Ambas bebidas representan a México y se obtienen del agave.

 

El proceso de elaboración se hace siguiendo los mismos pasos, pero con herramientas y procesos distintos. En el caso del Tequila, la mayoría de las fábricas son industrializadas; en el mezcal la mayoría de las fábricas continúan siendo artesanales.

La principal diferencia es que el tequila se produce únicamente a partir del agave Tequilana Weber o agave azul, mientras que el mezcal puede prepararse con 12 especies distintas, siendo la más común el agave angustifolia o espadín.

 


Otra diferencia entre ambas bebidas, radica en el proceso de cocción de las piñas de los agaves. En el caso del tequila, esta se hace en hornos de mampostería o en autoclaves, mientras que la del mezcal sigue unos métodos más tradicionales y se lleva a cabo en hornos cónicos de piedra. De ahí viene este sabor ahumado que le da tanta personalidad al mezcal.

 


Además, respecto a la composición, con el mezcal suele encontrarse que la mayoría de las veces ha sido fabricado con un 100% de azúcar de agave o, en todo caso, se puede mezclar hasta un 20% con otros azúcares como el de caña. En cambio, en el tequila, la normativa establece que esta bebida puede estar elaborada, además de con agave, con hasta un 49% como máximo de azúcares de otra procedencia. No obstante, ambos elixires se pueden encontrar en composiciones en las que están realizados por completo con agave y son estos los que ofrecen el sabor más intenso y auténtico de cada uno de ellos.

 

Escrito por: Editorial Audi