Edición Febrero2020

Audi México busca la neutralidad de carbono con acciones específicas en plantas

 

Audi México produce de manera local uno de los modelos más importantes de la categoría Q del Grupo Audi. El Audi Q5 se fabrica en San José Chiapa, en todos sus derivados y para todo el mundo excepto China. Todos los procesos de fabricación de este vehículo se llevan a cabo con el debido respeto al medio ambiente; un ejemplo de ello es la planta de Ósmosis Inversa que hoy registra 100.000 m3 de agua tratada y reutilizada para producción.

El agua es un elemento vital en la fabricación de un automóvil. En la producción del Audi Q5, el vital líquido se utiliza en diferentes procesos, como en la protección anticorrosiva de la carrocería, y en las pruebas herméticas de los vehículos acabados. Un claro ejemplo de fábrica inteligente es el Paint Shop, que cuenta con un sistema de tratamiento específico para este proceso.

Toda el agua utilizada en las áreas de la fábrica se combina con el resto del líquido de los otros procesos y usos sociales como baños o cocinas. Cada gota utilizada pasa por un proceso de tratamiento biológico. Al final de esto, se monitorean los valores de calidad para garantizar el cumplimiento legal y regulatorio. 

Además del tratamiento biológico del agua, se construyó una planta de tratamiento de Ósmosis Inversa, que ha logrado devolver 100.000 m3 de agua a la producción, equivalente a 100 millones de litros de agua en poco más de dos años. Con esto, Audi México está reduciendo su huella hídrica en el proceso de fabricación. Tarek Mashhour, CEO de Audi México comenta: “Uno de los pilares importantes de nuestra Misión: Estrategia Cero es incorporar tecnología que reduzca el impacto ambiental en nuestras operaciones. Por eso construimos una planta de tratamiento para aguas residuales para hacer el uso correcto del agua al cerrar el ciclo con su procesado en nuestras instalaciones, evitando vertidos al exterior ”.

 

La planta de Ósmosis Inversa tiene dos fases principales de tratamiento, ultrafiltración y luego la etapa de ósmosis inversa donde se eliminan todas las impurezas y minerales para su reutilización en la producción.

 

Del tratamiento de aguas residuales se obtiene agua para uso industrial y agua con alta concentración de impurezas. Estos se reducen a través de los estanques de evaporación construidos al costado de la planta con el fin de solidificar los residuos y gestionarlos como residuo en cumplimiento de la normativa aplicable. De esta forma, Audi México evita el vertido de aguas residuales al exterior y garantiza el correcto aprovechamiento del agua al cerrar el ciclo dentro de la planta.

Redacción: Editorial Audi

¿Te gustó?

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

Notas relacionadas

Audi Service

Audi Plus Performance

Audi Trends

Los hombres mejor vestidos trazan el nuevo horizonte de la moda