Edición Enero 2021

Audi y KIT están trabajando en un método de reciclaje de plásticos provenientes de vehículos

 

Un gran número de componentes de los automóviles están fabricados a partir de material plástico que debe cumplir con exigentes requisitos de seguridad, calidad y resistencia a temperaturas elevadas. Por eso y hasta ahora, sólo los materiales basados en el petróleo eran adecuados para la fabricación de componentes plásticos en los automóviles, que están sujetos a un intenso desgaste. En la mayoría de los casos, estos materiales no son reciclables. Mientras que los plásticos del mismo tipo a menudo pueden reciclarse mecánicamente, el reciclaje de los residuos plásticos mixtos plantea un gran desafío. Por ello, Audi y el Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT) han puesto en marcha un proyecto piloto para el reciclado químico como parte del THINKTANK “Estrategias de Recursos Industriales”, con el fin de introducir de nuevo este componente en un sistema circular de conservación de recursos.

El reciclaje químico se ha convertido en una alternativa cada vez más utilizada en la industria del plástico, sin embargo, para la industria automotriz sigue representando desafíos importantes. Si bien una gran cantidad de los componentes de un automóvil están hechos de plástico, estos deben cumplir con estrictos requisitos de seguridad, resistencia al calor y calidad, por lo que estos materiales no son reciclables en la mayoría de los casos.

Actualmente, los productos a base de petróleo son los más utilizados para producir componentes plásticos en automóviles ya que pueden soportar un desgaste particularmente intenso. Aunque estos se pueden reciclar mecánicamente, el reciclaje de residuos plásticos requiere procesos específicos que pocos han podido perfeccionar.

El proyecto piloto de “Reciclaje Químico de Plásticos en la Industria Automovilística” tiene como objetivo la creación de sistemas circulares inteligentes para plásticos y el establecimiento de un nuevo método como complemento del reciclaje mecánico y sustituto de la recuperación energética. En asociación con el Instituto Tecnológico de Karlsruhe (KIT), el objetivo de Audi es ensayar la viabilidad técnica del reciclado químico y evaluar el proceso en términos económicos y de impacto ambiental.

Audi tiene previsto aumentar gradualmente la proporción de materiales secundarios en sus modelos. El ejemplo más reciente es la utilización de PET en el Audi A3. El PET es un polímero plástico que puede ser separado de componentes con los que se pudo haber mezclado y, por lo tanto, es más fácil de reciclar. Para el Audi A3, por ejemplo, hay disponibles tres tapicerías textiles con un contenido de material PET reciclado de hasta el 89%. Por el momento, las fundas de los asientos no están hechas completamente de plástico. reciclables.

 

“El reto es el tejido de la capa inferior, que está unido al superior con un adhesivo. Estamos trabajando para reemplazarlo por poliéster reciclable”, declara Ute Grönheim, responsable del Desarrollo de Materiales Textiles de Audi. “Nuestro objetivo es fabricar una tapicería para los asientos compuesta íntegramente con el mismo material para que pueda ser reciclada. No estamos lejos de alcanzarlo”. 

 

En el futuro, las tapicerías textiles de los asientos pasarán a estar fabricadas a partir de insumos provenientes de fuentes recicladas en todas las gamas de modelos. Si se puede demostrar su viabilidad técnica, Audi planea industrializar la tecnología y luego aplicarla progresivamente a más componen

Redacción: Editorial Audi

¿Te gustó?

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

Notas relacionadas

Audi Service

Garantía 5 años

Our Recommendation

Luces y sombras, la magia de Anthony McCall en Londres