De las calles a las colecciones privadas: KAWS




De las calles a las colecciones privadas: KAWS

El inconsciente colectivo tiene opiniones muy encontradas sobre el arte, puede ser visto como un escenario poco lucrativo, aburrido e incluso incomprendido, se tiene esa idea porque la opinión pública está puesta en temas como entretenimiento, deporte, comida o aquello que vende rápido. Sin embargo, una obra artística se gana su lugar y convive con el ambiente donde quiera que la pongas, genera conversación a través de gustos y preferencias; rompe tendencias o define un estatus.

 

Es por eso que el arte puede llegar a ser la imagen de nuestro contexto actual o un puñado de representaciones que sirven para derrochar dinero y buen gusto. Tan contradictorio como mágico, el arte está en todas partes, una muestra de ello es el artista urbano KAWS: muñecos cubriendo su rostro y unas equis en los ojos, Mickey Mouse con huesos atravesados en la cabeza, o intervenciones en iconos de la cultura pop como Bob Esponja y Los Pitufos, algunos de los sellos distintivos de un artista visual que cambió los muros de Nueva Jersey por los de las galerías más prestigiosas del mundo, por supuesto, con ganancias de millonarias en el inter.

 

¿Recuerdas los anuncios de Calvin Klein que fusionaban el grafiti con la moda? Si no conoces a KAWS, seguramente has visto su trabajo en la calle.

Brian Donnelly es el hombre detrás de las caricaturas con ‘taches’ en los ojos. En los 90’s Nueva York estaba repleta de publicidad, ocupando mucho espacio físico que de otro modo podrían ser utilizados por artistas callejeros como lienzos para pintar con pintura en aerosol. En lugar de hacer sus creaciones debajo de puentes o en paredes en blanco, Donnelly intervenía espectaculares, anuncios de publicidad y paradas de autobús, trabajando en los primeros bocetos de sus personajes The Companion, Bendy o The Accomplice.

 

Hoy en día hace colaboraciones con grandes marcas como UNIQLO, la casa de moda Dior o marcas deportivas como Nike, entre otras colaboraciones con museos o galerías de arte alrededor del mundo.

Aquellos que lo critiquen por alejarse de sus orígenes, o los que lo ataquen por adentrarse en nuevos terrenos, deberían recordar nuestra propia historia del arte, del Art Noveau, del Pop Art, el cambio y la transgresión son puntos fundamentales en cualquier disciplina.

 

KAWS logra romper la barrera entre las calles y el museo, abriendo el debate de la democratización del arte. 

Escrito por: Editorial Audi

Imágenes : Instagram @KAWS , @UNIQLO