Cyberpunk + literatura: las lecturas obligadas para adentrarnos en estos mundos distópicos

 

Intentar definir Cyberpunk es una tarea difícil. En resumen, se refiere tanto a una cultura como a un género, en la teoría, es un subgénero de ciencia ficción que presenta una visión con tecnología avanzada en un futuro urbano y distópico. Por un lado tienes poderosas megacorporaciones y fuerzas de seguridad privada, y por el otro tienes el lado oscuro y áspero de lo que representa. En medio de todo está la política y la agitación social.

El Cyberpunk es un subgénero de la ciencia ficción, de los más populares tanto en la pantalla grande como en la chica. Casi cualquier gran historia de ciencia ficción llevada al cine ha sido de este subgénero.

 

High tech, low life: Lo que distingue al Cyberpunk de otros subgéneros en la ciencia ficción es algo relativamente sencillo: en los universos que nos muestran estas historias, vemos sociedades con un altísimo nivel tecnológico, pero una calidad de vida extremadamente baja.

 

Comenzó como un movimiento literario pero se ha convertido en un organismo subcultural. ¿Qué es Cyberpunk?: una pregunta compleja y de múltiples capas, cuya respuesta cambia constantemente a medida que se transforma la cultura y nuestra percepción del futuro. Es, un conjunto de ideas que comenzaron a tomar forma en la palabra escrita, pero que hoy en día, se han infiltrado más allá de los libros, formando parte significativa en la moda, el arte o la filosofía y (cómo no) del cine, generando una serie de pequeños grupos omnipresentes y en constante crecimiento.

 

Primero es lo primero, debemos poner sobre la mesa la definición más acertada de este término

 

Cyberpunk es un subgénero de la ciencia ficción, conocido por reflejar visiones distópicas del futuro en las cuales se combinan la tecnología avanzada con un bajo nivel de vida. Originalmente, este término fue utilizado para referirse al movimiento literario encabezado por Bruce Sterling, William Gibson y John Shirley que surgió durante la década de 1980 en el seno de la literatura de ciencia ficción. 

 

El Cyberpunk recibe su nombre de la adjunción del prefijo cyber (relacionado con redes informáticas) al vocablo punk (en referencia a su carácter rebelde). Es decir, la ciencia (sobre todo la informática y la cibernética) suele generar o interaccionar con algún tipo de cambio de paradigma social o cultural.

 

Hay varias formas de examinar los orígenes del movimiento. El término en sí mismo se remonta al cuento Cyberpunk de Bruce Bethke. Luego, por supuesto, están los autores principales del Cyberpunk que generalmente se acepta que sentaron las bases del movimiento: William Gibson (Considerado el fundador del subgénero), Bruce Sterling, Pat Cadigan, Rudy Rucker, John Shirley y Lewis Shiner

También hay una serie de novelas precursoras que tenían temas e imágenes fuertes que luego se asociaría con este subgénero de la ciencia ficción, como The Demolished Man (1953) y Las estrellas, mi destino (1956) de Alfred Bester, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) de Philip K. Dick, Dr. Adder (escrito en 1972, pero no publicado hasta 1984) de KW Jeter, Gravity’s Rainbow (1973) de Thomas Pynchon, The Shockwave Rider (1975) de John Brunner, y True Names ( 1981) de Vernor Vinge. Más recientemente, a Neal Stephenson, autor de Snow Crash (1992), se le atribuye en gran medida el mérito de haber llevado el cyberpunk a la era post-cyberpunk.

 

Pero, ¿qué pasa con la literatura de cyberpunk? 

 

A continuación, te compartiremos un recuento de autores y libros publicados, para adentrarte en este mundo un tanto desconocido, para que complementes tu biblioteca para disfrutar en todo momento. Algunas de estas lecturas fueron precursoras de muchas películas, series o contenido audiovisual que puedes encontrar en tus plataformas de streaming

 

Neuromante, de William Gibson

 

Gibson, probablemente, el autor más famoso y reconocido que se ha adentrado en el Cyberpunk, y su novela Neuromante es el mejor ejemplo de ello. Es uno de los clásicos del género y, para muchos, el libro que ayudó a definir buena parte las bases del mismo.

Neuromante se sitúa en un futuro en el que Europa es un gran basurero atómico, el este de Estados Unidos una enorme ciudad y Japón un tupido bosque de neón. En este mundo, los piratas informáticos se meten en un ciberespacio con sus cerebros para robar información.

 

Snow Crash, de Neal Stephenson

 

Neal Stephenson consiguió dar forma a todo un éxito de ventas que revolucionó las librerías en los 90. Y lo hizo con muchísimo humor, tanto que para algunos Snow Crash es una sátira sobre el propio género, pero para otros tantos es, sencillamente, un libro que se toma las cosas con humor.

Tiene todos los componentes del Cyberpunk que cualquier aficionado quiere en un libro del género. El protagonista, Hiro, es un simple pizzero en la vida real, pero en el Metaverso (una suerte de ciberespacio) es todo un príncipe guerrero.

 

Carbono modificado, de Richard Morgan

 

Casi en el lado opuesto que el anterior libro, Carbono Modificado se presenta como una historia muy seria y dura, incluso furiosa. Es algo que también lo hace destacar y es que, a pesar de que el Cyberpunk es de base contracultural, no es habitual encontrar historias como la de Morgan.

Y es que aquí no estamos hablando solo de una sociedad que, a grandes rasgos, tiene un bajo nivel de vida mientras que la alta sociedad vive cada vez más lejos del “mundo real”, aquí hablamos directamente de opresores y oprimidos, de ejércitos y guerrillas. En Carbono Modificado, las personas pueden vivir eternamente, ya que su consciencia se encuentra en una pila, una especie de chip de datos que está conectado a la nube, como si fuera una copia de seguridad de tu vida. Eso sí, solo los más ricos pueden volver de la muerte de manera casi instantánea, así como disponen de copias de sus propios cuerpos. Otros, se tienen que conformar con volver al primer cuerpo que les asignen y, a veces, tras largas esperas.

 

La era del diamante, de Neal Stephenson

 

Volvemos a Stephenson con otro libro muy diferente, y es que además de ayudar a configurar el género, el autor de Neuromante también lo llevó por otros caminos, lo que se conoce como postcyberpunk. Estuvo, además, muy cerca de llevarse de nuevo la triple corona.

Y no es para menos. El argumento transcurre en un futuro Shanghái en el que un neo victoriano encarga un manual informatizado para educar a su nieta Elizabeth. Este manual es el profesor particular que todos habríamos querido tener, ya que se adapta a la perfección a las necesidades de quien lo lee.

 

Cismatrix, de Bruce Sterling

 

Aquí estamos ante otro libro que ha marcado profundamente al cyberpunk, y no es de extrañar ya que su autor es conocido como Presidente Bruce, por ser uno de los principales adalides del subgénero.

En Cismatrix nos adentramos en un futuro en el que la humanidad ha colonizado el Sistema Solar y está en una guerra fría. Aunque la humanidad, como tal, está obsoleta, y es que este futuro es posthumano. Los formistas, expertos en manipulación genética, mantienen un tenso pulso con los mecanicistas, auténticos cyborgs, criaturas compuestas de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos​ generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología.

Escrito por: Editorial Audi

¿Te gustó?

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 4.8 / 5. Vote count: 19

Notas relacionadas