Edición diciembre 2021

Envuelve tus regalos de Navidad con la técnica Furoshiki 

 

Para muchos, la Navidad representa una nueva oportunidad para renovar el alma, estar con la familia y disfrutar de sabores únicos que aderezan la noche con buenos deseos. 

Sin duda, los regalos no faltan en cada arbolito y la emoción de hacer sonreír a los seres queridos es invaluable. Por ello, hoy queremos inspirarte, a días de celebrar las fiestas decembrinas con tu familia, con una técnica milenaria para envolver regalos.

El único requisito para llevarla a cabo es muy sencillo: no puedes comprar ningún papel para envolver, ni utilizar cinta adhesiva.

A continuación descubrirás Furoshiki, una refinada técnica japonesa para envolver regalos. Al practicarla, le extenderás una mano al planeta y lucirás original ante tus invitados. 

En México, tras la noche del 25 de diciembre se generan hasta 5.500 toneladas de basura, esta cifra también se alcanza el 1º de enero. Para ponernos en contexto: en promedio, una persona al día genera entre 0.8 y 1 kilogramos de basura, en Navidad la cifra aumenta hasta 75%, esto nos indica que cada persona genera casi 2 kilos de basura en un solo día. 

Ante este panorama, se han planteado diversas soluciones como reciclar adornos, buscar materiales sustentables para decoración, y hoy te presentaremos una nueva, se trata de Furoshiki una técnica japonesa, la cual potenciará tu creatividad a la hora de envolver los regalos de cada integrante de la familia. 

 

Adiós a los papeles decorativos 

 

Como te mencionamos al inicio, no necesitarás papel ni cinta adhesiva, sino algo que te encantará: tela, puede ser de seda, algodón, orgánica, poliéster, en fin, las posibilidades serán infinitas. 

Así es como funciona Furoshiki, la antigua técnica para envolver objetos, en un principio fue utilizada en los ofuro, centros tradicionales de baño en Japón, en estos lugares, los asistentes envolvían sus pertenencias en telas para distinguirlas, posteriormente la técnica se popularizó entre los comerciantes quienes la retomaron para proteger su mercancía. 

Hoy en día, el Furoshiki ha traspasado los siglos, reinventándose en nuevos usos como alternativa ecológica y moderna para regalar presentes.  

 

 

La versatilidad de cada tela le da un toque único a todo lo que envuelvas, desde los colores, patrones y texturas. El principio para preparar cualquier Furoshiki es el mismo: utilizar un cuadrado de tela, el cual a través de diversos dobleces, cubrirá el regalo y tendrá un moño exclusivo, expresado con un anudado, sin embargo ¿te imaginabas que existen hasta 500 variedades para realizar el nudo? 

 

 

Todo dependerá de la forma de tu regalo y la originalidad de tu anudado. Para empezar, el patrón básico se forma colocando el cuadrado de tela, por debajo del objeto, dejando los extremos abajo y anudando las esquinas laterales al centro. 

 

 

Para cada forma hay un Furoshiki

 

En esta temporada decembrina, hay diversos objetos a considerar para regalar, desde botellas, libros, ropa, accesorios, ¡para todas estas formas hay un Furoshiki

Si tus regalos serán botellas, puedes elegir colores neutros con matices vibrantes para resaltar, no te olvides de objetos adicionales para decorar como frutos secos y naturaleza.

 

 

En el caso de regalos más pequeños, te recomendamos elegir telas con patrones, esto realzará la forma de tu presente.

 

 

Seguramente estás pensando si los arcones o canastas pueden ser envueltos con la técnica Furoshiki. Te sorprenderán los diversos envoltorios para este tipo de objetos.

 

 

Como verás, la versatilidad de la tela, te permitirá envolver cualquier objeto que elijas como regalo. Además, esa persona podrá disfrutar de la sorpresa y reutilizar la base de la técnica: como diadema, collar, adorno para bolsa o llavero, mantel, etcétera. 

Redacción: Editorial Audi

¿Te gustó?

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

Notas relacionadas

Just Audi

Audi confirma su apuesta por la sostenibilidad y el reciclaje

Audi Trends

Conrad Abu Dhabi Etihad Towers, un destino culinario imperdible