Moda circular (radical)



Moda circular (radical): la última frontera para la sostenibilidad en la industria

 

¿Te imaginas un mundo sin textiles o prendas? Seguramente no, dado que todos estamos permanentemente en contacto con ellas. La ropa nos brinda protección, pero también nos representa como individuos, por lo que impacta profundamente en la forma en la que nos percibimos a nosotros mismos y en la que nos perciben los demás.

Antes del confinamiento, confiesa: ¿cuánta ropa estrenabas al mes? Es a lo que nos hemos acostumbrado: a saber cuáles son las tendencias y hacernos con ellas (y, cuanto más asequibles, mejor). Y esta forma de consumo no ha sido cuestionada, la hemos adoptado y seguido por inercia, hasta hace unos años, cuando se estudió sobre el impacto que la industria de la moda generaba y se comenzaron a desarrollar nuevas fórmulas para reducirlo.

 

¿Qué es “Moda circular”?

 

Si hacemos una breve reseña, el concepto “moda circular” fue utilizado públicamente por primera vez en julio de 2014. Lo hizo Felix Ockborn, en ese momento coordinador de sostenibilidad ambiental de H&M, en Estocolmo. Lo mencionó durante su ponencia con el objetivo de fusionar el concepto de economía circular y el de moda sostenible.

Podríamos comenzar a definir, sin ser realmente específicos, que moda circular en la industria textil es trabajo de consultoría previo al diseño y la producción, estrategias de diseño circular, moda bajo demanda, principios de sostenibilidad, producción textil sostenible, consumo sostenible, reventa de prendas y accesorios usados, reciclaje de textiles entre otras acciones. Pero si profundizamos en el análisis no solo nos encontraremos con otros nuevos conceptos sino que de estos primeros enunciados se desprenden un cúmulo importante de rutinas, procesos y dinámicas disruptivas que acontecen actualmente en el sector textil.

Desde el punto de vista del consumidor y en el contexto de la moda sostenible, un consumidor de moda circular podría definir este concepto relativamente nuevo y su hábito de consumo con la frase: “haz que dure”.

 

¿Cómo integrarlo con nuestra dinámica de consumo personal?

 

En primer lugar, hemos de tener claras las tres R: ‘reducir, reusar y reciclar’. La primera (reducir) se refiere al consumo responsable. Actualmente, la mayoría de productos de moda están fabricados por nuevos tejidos, que se venden, se usan, se tiran y se incineran. Esto, genera un gran impacto en el medioambiente y mucho gasto innecesario. Para que te hagas a la idea, por cada kilo de algodón se gastan 13,000 litros de agua. Comprar menos (no necesitas tanto) y mejor (marcas sostenibles), ayudará a que descienda la producción y disminuya la contaminación.

La segunda R (reusar) nos anima a ser más creativas con nuestro armario.

La mayoría de prendas que se fabrican hoy en día acaban en la basura, por su mala calidad, pero también porque se ha devaluado su valor. Cuesta tan poco dinero comprar una prenda nueva que, si nos cansamos o tiene un pequeño desperfecto, nos deshacemos de ella y compramos otra. Son de usar y tirar. No les damos una segunda oportunidad. No la intercambiamos, donamos o ni siquiera la llevamos a reciclar, lo cual nos refiere hacia la tercera R (reciclar) y su importancia en el proceso natural de la ropa.

 

Economía circular y empresas de moda

 

De unos años atrás hasta nuestros días, son muchas las marcas que han apostado por implementar la economía circular como parte de su estrategia de responsabilidad social corporativa. Empresas de sectores como la banca, la energía, el retail o equipos deportivos tienen muy en cuenta la sostenibilidad, la reducción de desechos y el cuidado del medio ambiente. 

Marcas y empresas ya han adaptado la estrategia de economía circular en sus colecciones de ropa. A continuación se muestra un listado de algunas de las que se han sumado a la Make Fashion Circular, de la Ellen MacArthur Foundation:

 

  • GAP
  • Inditex
  • Burberry
  • Nike
  • H&M
  • Adidas
  • C&A
  • Primark
  • Salvatore Ferragamo
  • Gore-Tex

 

Se puede consultar en la web de la fundación el resto de compañías participantes en esta iniciativa.

Escrito por: Editorial Audi