Para disfrutar tu música en vinil



La guía definitiva para disfrutar de la música en vinil

 

A principios del siglo XXI el formato de música en vinilo parecía un objeto propio de coleccionistas y aficionados a géneros y escenas musicales minoritarias. Y, de hecho, los datos más recientes sobre ventas de música nos dicen que la gente consume, sobre todo, música en streaming. ¿Por qué, entonces, desde hace cerca de diez años no deja de crecer la venta de vinilos?

Desde algunas disciplinas académicas, como la sociología o los estudios sobre músicas populares, se están investigando estas cuestiones, tratando de averiguar por qué el vinilo es el único formato físico de la historia que ha sido capaz de revertir su caída en ventas y seguir manteniendo su lugar en la historia de la música, la tecnología y el audio. Para poder formar parte de esta tendencia y abrir el panorama a un formato que permite transformar la perspectiva y disfrutar de la música con otros oídos, te mostraremos cómo hacerlo desde formatos análogos.

El inesperado regreso de estos discos a las tiendas de consumo masivo no puede ser otra cosa que el fruto de una demanda creciente. Lo curioso del tema, radica en las razones y por qué la gente compra más vinilos que hace diez o quince años.

Probablemente la respuesta a esta pregunta reúne una combinación de al menos dos factores. Es evidente que esa nostalgia que algunos melómanos nunca perdieron, ha conquistado ahora a más personas, pero esta tendencia también responde al hecho de que muchos aficionados han descubierto que los discos de vinilo pueden sonar de maravilla. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Nicky Petersen (@nickynickysen)

 

El regreso de este formato podría ser englobado en eso que genéricamente se ha llamado “retromanía”, un rasgo de la cultura contemporánea que nos hace valorar excesivamente nuestro pasado, haciendo que nuestro consumo cultural, sobre todo en música, sea nostálgico.

 

Las razones para considerar a los vinilos en tu escucha diaria: 

 

  • Al contrario que los CD, que tienen una capacidad de almacenamiento limitada, los discos de vinilo registran absolutamente toda la información sonora del acontecimiento musical, con todos sus armónicos.
  • Una buena cápsula fonocaptora es capaz de exceder ampliamente la respuesta en frecuencia de un CD, lo que le permite reproducir frecuencias que en teoría nuestro oído no es capaz de escuchar, pero que, según algunos expertos, logramos percibir.
  • El rozamiento de la aguja provocado por su desplazamiento sobre los microsurcos del disco de vinilo añade una componente armónica que nos permite percibir el sonido con un mayor “empaque” y más calidez.
  • Un sistema de reproducción completamente analógico como el utilizado para leer los discos de vinilo no adolece de jitter, que es una modificación de la amplitud, la frecuencia y la fase de una señal provocada por una desviación de la señal de reloj en los sistemas digitales.
  • Para muchos melómanos, los discos de vinilo, con sus elaboradas portadas, despiertan un afán de coleccionismo que no suele experimentarse con los formatos digitales.

 

El vinilo, en términos generales, tiene un mayor nivel de compresión del rango dinámico que el resto de formatos

 

Ahora bien, ¿qué necesitas para emprender este camino del audiófilo del vinilo?

 

Tu primer tocadiscos o tornamesa 

 

Dependiendo de su accionamiento, una tornamesa o tocadiscos se divide en dos tipos: transmisión por correa o directa, cualquiera que tengas en tus manos, te entregará la velocidad y frecuencias adecuadas para tocar cualquier formato de vinilo (EP o LP), solo considera que pueda modificarse en cuanto a revoluciones por minuto o número de giros para que puedas ajustarlo a cualquiera que sea los tamaños que disco que desees poner en play. 

 

Las de correa cuentan con un motor independiente que impulsa el plato a través de una cinta de goma (liga); mientras que las de accionamiento directo tienen una bandeja integrada al motor. 

 

Recomendamos enérgicamente no adquirir un tocadiscos barato o de baja calidad, suelen ser responsables de mal sonido, de una mala primera experiencia sonora y de arruinar tu futura colección. También recomendamos encarecidamente no comprar tocadiscos con componentes extras que son más distractores, que cosas útiles. Hay algunos con reproductor de CD o MP3 integrado, lector de tarjetas de memoria, que emulan diseños antiguos. 

 

Un equipo muy sencillo y que le sacará un excelente sonido a tus vinilos sin complicarte mucho; consta solo de una tornamesa y un par de bocinas activas.

 

Combina tu adquisición con un buen amplificador y altavoces 

 

De poco te vale tener un tocadiscos si no tienes un buen amplificador y altavoces. Este es otro mundo de recomendaciones, opiniones, diferenciaciones entre lo bueno, lo realmente bueno y lo excelente. Hay amplificadores carísimos y algunos que son muy baratos pero milagrosos.

Ya sea por nostalgia, mejor calidad de sonido o solo por coleccionar, los discos de vinilo se han convertido en uno de los objetos más queridos de los amantes de la música. Estas piezas de arte no solo nos llenan el alma con las canciones que resguardan, en muchos casos, son ediciones especiales que ofrecen un plus al formato digital.

Te compartimos un buen playlist que contiene algunas de las canciones (de distintos géneros), para que consideres integrar a tu colección de vinilos.

 

Escrito por: Editorial Audi