La cultura HYGGE en la culinaria y gastronomía local



La cultura HYGGE en la culinaria y gastronomía local

 

Los daneses llaman hygge al sentimiento de bienestar que nos producen gestos sencillos de la vida cotidiana, como sentarse a leer un libro frente a la ventana, taparse con una manta en el sofá un día de lluvia o adornar tu escritorio con tus flores preferidas. Pero ¿qué es el hygge aplicado a la gastronomía? Te lo contamos.

Cuando hablamos de hygge aplicado a la gastronomía, hablamos de ser felices a través de pequeños gestos cotidianos relacionados con el acto de comer. Detalles sencillos como sentarte a disfrutar sin prisas de tu pastel preferido de tu tienda más cercana, el aroma de una taza de chocolate tibio para merendar o ver cómo te preparan en el momento una taza de té, para que la disfrutes en casa.

Hygge podría traducirse como “calidez”. Apareció por primera vez en la lengua danesa a principios del siglo XIX y derivaría de una palabra noruega cuyo significado es “bienestar”. También podría proceder de hug, abrazar, y de otras palabras todavía que significan desde “estado de ánimo” hasta “reconfortar”.

El hygge tiene mucho que ver con la comida porque está estrictamente ligado al hogar. No hay nada menos hyggelig que comprar una pizza congelada en el supermercado y comer solos. Los amigos, la familia, los ingredientes de temporada, los platos y especialmente los dulces caseros, el pan hecho a mano, el chocolate caliente mientras llueve. Esto sí es hyggelig.

 

El detalle más importante de toda velada hyggelig que se respete es la luz. Las velas son imprescindibles y las lámparas, pues, hay que tener en cuenta que a menor luz más hygge.

 

Hay tres conceptos clave del hygge aplicado a la gastronomía: saludable, confortable y de calidad.

 

Come saludable para estar feliz

Es uno de los principios principales de la filosofía hygge aplicada a la gastronomía. Comer saludable nos aporta un estado de bienestar que potencia la felicidad.

 

La felicidad es cuestión de confort

Lo que comes también es esencial para crear vibraciones acogedoras en la línea hygge de la que te hablamos hoy. ¿Alguna vez te has preguntado el por qué de la gama de colores con los que se decoran las tiendas de alimentos? ¿Por qué la luz es cálida y agradable? ¿O por qué cualquier hilo musical te permite conversar en un ambiente relajado y tranquilo? Por una razón: hacerte sentir confortable. 

 

Calidad para la felicidad 

Es el tercer concepto asociado a la filosofía hygge en gastronomía. Pero calidad no hace referencia al precio, cantidad o valor de los alimentos, se refiere a sus componentes nutricionales y de “pureza” que pueden entregarnos, es decir, un alimento orgánico o elaborado con procesos artesanales acumula un mayor valor, en cuanto a hygge se refiere. 

 

Hygge promueve la idea de disfrutar las pequeñas cosas de la vida, ya sea sentarse a disfrutar de una buena comida alrededor de una mesa con tus seres queridos o beber una taza caliente de té a la luz de las velas, dejando de lado el estrés y la tensión del día a día.

 

Ahora solo queda fomentar este tipo de situaciones y buscar nuevas en tu día a día:

  • Un baño reposado con mucha espuma.
  • Las sobremesas largas con buena compañía.
  • Tomar el aperitivo al aire libre.
  • Mojarse los pies en el mar.
  • El roce de las sábanas recién planchadas.
  • Desayunar y volver a la cama con un buen libro los fines de semana.
  • El olor del café por la mañana.
  • Descubrir un caracol en tu maceta.
  • Untar en pan tu mermelada preferida.
  • Un atardecer en el campo.

En la Ciudad de México, existen lugares que cumplen con todos los requisitos para ser descritos como un local completamente hygge, con sillones cómodos para sentarse, buena música, velitas o luz cálida, entorno acogedor y por supuesto comida reconfortante.

Aquí te compartimos cuáles son.

 

SONIA

OXFORD 23, JUÁREZ. 

Ubicado en una casona de la colonia Juárez, Sonia Restaurante es un proyecto gastronómico que encuentra su inspiración en recetas de las abuelas, con la intención de evocar a nuestras familias, nuestro hogar y el apapacho que siempre buscamos en casa.

 

AITANA 

PEDREGAL 24, LOMAS – VIRREYES.

Se trata de un proyecto gastronómico encabezado por el Chef Alberto Ituarte, quien busca ofrecer una filosofía de alta cocina y gran servicio en una atmósfera especialmente romántica, diseñada por COUSI Interiorismo, de Madrid.

 

LORETTA 

REVOLUCIÓN 1426, CDMX

Ellos se describen como un Chic Bistrot y logran rendirle el más puro homenaje a este concepto con una decoración especialmente acogedora, en donde confortables sillas y sillones blancos contrastan con acentos de cobre y mobiliario de madera que sencillamente invita a quedarte.

 

SUD 777

BLVD DE LA LUZ 777, JARDINES DEL PEDREGAL

Este restaurante cuenta con una arquitectura fenomenal, cuyos elementos principales son amplios espacios, mucha luz, vegetación y detalles en materiales como piedra y madera.

 

HUSET

COLIMA 256, ROMA NORTE

Durante el día es hermoso, pero durante la noche es un completo espectáculo. El concepto farm-to-table de Huset se acompaña de cálidas luces y mesas estilo rústico para una velada romántica de la cual difícilmente querrás escapar.

Escrito por: Editorial Audi

Imágenes: Instagram