ArtToys



Nuevas expresiones de arte contemporáneo: ArtToys

 

El mundo de los ArtToys, como todo en el arte, no tiene una puerta de entrada clara, por lo que al principio es normal sentirse un poco perdido ante tantas figuras de infinitos tamaños, formas, colores y materiales. Los ArtToys, o Designer Toys, son figuras coleccionables (y en ocasiones muy exclusivas) creadas por un diseñador. Pero, ¿son realmente juguetes?

Desde hace unos años los juguetes dejaron de ser cosa de niños con la llegada de los Funkos, desde entonces el mercado de los ‘Art Toys’  se disparó. Los ArtToys son juguetes coleccionables producidos en edición limitada, los cuales son creados por diseñadores y artistas.  

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Cristina & Sergio (@arttoymaison)

 

Estos pueden tener multitud de formas, estilos y tamaños. Aunque tenga la palabra “Toy” en su nombre, no están pensados para jugar con ellos. Debido a que son de edición limitada o únicos, están pensados para estar expuestos. Sus creadores muestran así su arte y coleccionismo. Para algunos las figuras de los ArtToys les recuerda a su infancia, otros piensan en estos como piezas de arte, y otros lo ven como piezas coleccionables, pero si quieres, puedes jugar con ellos.

 

 

Pese a que pueden parecer caros, hay que pensar que no son solo un juguete. Son pequeñas piezas de coleccionista, con un diseño muy cuidado y generalmente hechas a mano. Hay que tener en mente la cantidad de horas que pasó el artista desde su diseño hasta el resultado final, pasando por horas de modelado y pintando cada detalle. A veces son piezas únicas y exclusivas.

 

¿Juguetes o arte? 

 

Para muchas personas, el encanto alrededor de las piezas de ArtToy recae precisamente en su dificultad para definirlos. Pero el surgimiento de esta nueva vanguardia artística moderna, debemos entender sus orígenes y cómo se formó hasta llegar a ser el mercado que es hoy en día.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kay (@kaymaycreates)

 

Los orígenes del Art Toy

 

Estas piezas son una tendencia bastante nueva, surgiendo de Hong Kong en la década de los 90, cuando diseñadores de esa ciudad, empezaron a usar vinilo suave para crear juguetes diseñados por ellos mismos. Creciendo como manifestación de una tribu urbana de diseñadores, ilustradores, artistas gráficos y grafiteros rápidamente se convirtió en más universal y cotizados por lo limitado de las piezas y el trabajo de los grandes artistas que se volcaron en experimentar con ArtToys.

 


Era septiembre de 1999 cuando Michael Lau, artista de Hong Kong, expuso su colección Gardeners, inspirada en el personaje G.I. Joe y adaptada a una estética urbana: tatuajes, perforaciones y patinetas. Para muchas personas, este fue el detonante de la que se convertiría en la gigantesca ola cultural y mercadológica que representan hoy los designer toys.

Al poco tiempo empresas como Medicom y Kidrobot empezaron a fabricar sus propias figuras personalizables, atrayendo el interés de coleccionistas que encontraron en estos objetos (hechos inicialmente de vinilo) una fuga más para su pasión por diversos personajes de la cultura pop. Esto, a su vez, despertó el interés de museos y galerías de todo el mundo por exponer esta nueva forma de conceptualización, y los ArtToys se posicionaron como una nueva forma de expresión artística.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Kidrobot (@kidrobot)

 

Una característica muy importante dentro de los ArtToys, es el material que se usa, siendo predominante para la creación y modificación de estos juguetes el vinilo, aunque se ven figuras en madera, metal e incluso papel, este tipo de plástico resulta perfecto por su economía, durabilidad y fácil pintado, lo cual ha ganado que incluso se refieren a este tipo de figuras como Vinyl toys.

Las opiniones siguen divididas. Sin embargo, un buen punto de partida es reconocer el trabajo de diseño y abstracción que hay detrás de cada uno de ellos. Porque no solo son réplicas, sino representaciones particulares que, en muchos casos, sirven como interpretaciones personales de las manos que están detrás de ellas, y ese es precisamente el origen del valor que puedan tener como objetos coleccionables.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de tokidokibrand (@tokidokibrand)

Escrito por: Editorial Audi