La música asiática que se revela



Más allá del K-Pop: la música asiática que se revela alrededor del mundo

 

Vivimos en una época donde la globalización y la llegada de propuestas y contenidos de todo el mundo, ha tenido un crecimiento exponencial; no es de extrañarnos que el Korean Wave nos entregue un sinfín de noticias día con día. Hoy la música asiática está en auge y no podemos dejar de disfrutarla, pero antes de darle play a tus ídolos del k-pop, es necesario entender un poco de su origen para definir un filtro personal y abrir los ojos a una realidad innegable: este auge tan evidente en el k-pop, muestra el hecho que la industria musical en Corea tiene un molde muy específico y rígido en cuanto a cómo se forman y muestran los artistas al público.

Hablar de Corea es referirnos a un país que en los años 60, previo a su expansión naval, textil y siderúrgica, situaba su PIB al lado de los 30 países más pobres del mundo. En aquellos días recibió donaciones por valor de 3.100 millones de dólares por situarse en la frontera más caliente de la Guerra Fría. Un nexo de influencia estratégico. Dinero que aprovechó para fortalecer sus mercados de exportación.

En la década de los 90, el país asiático comenzó a extender su influencia cultural sobre China y Vietnam. Sus principales clubes de fans se encuentran hoy en Francia o Turquía. Pero en función de su PIB per cápita trimestral, Corea del Sur se encuentra en el puesto 22 de los 50 países más ricos. Según su riqueza total, ha escalado hasta el puesto 11. Las cintas hollywoodenses de entonces hoy visten sus persecuciones con tecnología oriental: robótica LG y smartphones Samsung

Aunque tanto en Corea del Sur como en Japón se han ido dando pasos de gigante en los últimos tiempos, temas como el feminismo o los derechos LGTB+ no gozan de demasiada salud, por mencionar un ejemplo de la situación actual de esta región del mundo. Tan solo unos pocos se atreven a alzar la voz. Pero existen; están ahí. Se sirven, como tantas otras veces en la historia de la humanidad, de la cultura.

 

K-Pop Revolution 

 

Corea del Sur comenzó su guerrilla K-pop en 1992, bajo una boy band rapeando sobre la presión social, el inconformismo y asuntos más triviales (romances, moda juvenil, etc.). Frente a la invasión japonesa de principios de los 90, convirtiendo el anime, manga y J-pop en un sello del país, en Corea del Sur fundaron decenas de departamentos culturales por todo el país. ¿La meta? Diseñar un plan de éxito a largo plazo. Competir por las bravas.

Tras la crisis financiera del 97, el sector del entretenimiento pasó a ser un objetivo prioritario. El Gobierno exigía a las exhibidoras presentar un alto porcentaje de cine patrio. La cinta de espías ‘Swiri’ (1999) logró en Corea mejor taquilla que ‘Titanic’ y ‘Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma’.

El 2018 fue un año lleno de noticias para los fans del Korean Wave. Además de ser el año en donde se tuvo mayor número de actos coreanos dentro de la lista de Billboard, grupos como BTS incrementaron su nivel de popularidad tras ganar (por segundo año consecutivo) el premio a Social Artist en los Billboard Music Awards. También, estrenan su sencillo “Fake Love” en los American Music Awards y embarcaron en el Love Yourself World Tour, donde más de la mitad de las fechas tomaron lugar fuera de Asia. Por otra parte, Monsta X realizó su gira The Connect en Europa, Estados Unidos, Brasil y México, además fue el primer grupo de pop coreano en formar parte del iHeart Radio Jingle Ball Tour a finales de año. 

Ahora bien, este auge tan evidente en el k-pop, visibiliza el hecho que la industria musical en Corea tiene un molde muy específico y rígido en cuanto a cómo se forman y muestran los artistas al público. Eso no quiere decir que no existan músicos que prefieren mantenerse alejados de esta escena. Optar por esta distancia, les otorga una considerable libertad creativa y por ello pueden generar modelos distintos tanto en la producción de la música misma, como en el contenido audiovisual y los conceptos utilizados en sus obras. 

A continuación, te preparamos una selección de artistas fuera de la caja, que nos ha ayudado a construir una nueva perspectiva en torno a la música que se produce en algunos países de oriente, más allá del k-pop y la música mediática que suena en todo el mundo. Una selección que abarca nuevos géneros, además del pop.

 

Akkogorilla 

Una voz feminista desde Japón 

 

Cantautora, multi instrumentalista y productora japonesa que no le teme a nada. AKKOGORILLA rompe con aquellos estereotipos que nos llegan a occidente de las mujeres japonesas. Y es que esta artista está haciéndose oír a ritmo de rap, sin que haya nadie detrás de ella: “En mi caso, por ser mujer en el hip hop si te vuelves famosa significa que has hecho algo con un productor. Muchas veces, por ser famosa, es cómo ‘es que has hecho algo con alguien’ y ‘por eso estás ahí’, no por ti misma”.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por あっこゴリラ (@akkogorilla) el

 

Las letras de AKKOGORILLA hablan de eso, de realidades que hay que poner sobre la mesa. Y sí, la desigualdad social de la mujer, por desgracia, sigue siendo una verdad. Además, las acompaña con divertidos videoclips cargados de mensajes. Solo hay que ver Everybody Bo para comprobarlo. En él, vemos mujeres luciendo con orgullo vello en las axilas de diferentes colores.

 

 

DAY6

Sonidos etéreos que nos recuerda a Coldplay 

 

Una banda formada en 2015 por JYP Entertainment (la compañía de entretenimiento en Corea del Sur con mayor capitalización de mercado en 2018), Day6 es una banda de cinco integrantes cuyo enfoque, más que el baile de los tradicionales boygroups, es hacer música en vivo. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por DAY6 (@day6kilogram) el

 

Su música, frecuentemente inspirada en grupos como Coldplay, transmite la emocionalidad y cariño que sienten por su trabajo: ellos mismos declaran que cada una de las canciones que escriben, siempre tiene como objetivo lograr ser el single con el que promocionarán su álbum.

 

 

Jay Park

Un sonido R&B de lo más chill 

 

Jay es un músico inconforme con la estructura y modelo musical de la industria de Corea, este cantautor dejó su grumo 2PM en 2009 para fundar su propio sello discográfico: AOMG (Above Ordinary Music Group), que se especializó en producir el R&B más exquisito que sale de aquel país. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Jay Park / 박재범 ($hway bum) (@jparkitrighthere) el

 

Su trabajo se mueve cómodamente en la línea del R&B y el hip-hop, pero eso no hace que deje atrás su deseo por continuar innovando constantemente sus propuestas, volviendo sus producciones más difíciles de encasillar en un solo un género.

 

 

Heize 

Una voz que puede salvar al mundo

 

Inspirada en sus inicios por la música de Angel Haze, ahora Heize ha decidido explorar otros géneros musicales que se adapten a su rango de voz. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por 헤이즈 ,, 다혜. 🪐 (@heizeheize) el

 

Al escribir sus propias canciones, las letras de las mismas tienden a transmitir una sensación cálida por la armonía generada entre sus vocales y la composición musical del R&B, resultando en piezas fáciles de escuchar con una emocionalidad contenida. 

 

 

CRUSH

Una de las mejores voces masculinas de Corea 

 

Actualmente es uno de los vocalistas más influyentes y populares en la escena hip hop de Corea del sur. Su relevancia derriba cualquier barrera en los géneros musicales, al abarcar sonidos que van desde el R&B, downtempo o jazz, convirtiéndolo en uno de los artistas jóvenes más queridos en oriente. 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Crush (@crush9244) el

 

Si bien la presencia del cantante es grande, su lista de conciertos y presentaciones en vivo es muy limitada, su primer concierto en solitario, Crush on you, se realizó en 2015 y cumplió únicamente con dos fechas en Seúl, sin embargo, Crush suele aparecer en festivales como el SKA Super Swag Festival, el Seoul Jazz Festival, además de universidades y plazas públicas. Si viajas a Corea, puede que tengas la suerte de verlo en vivo y degustar de su melodiosa voz.

 

 

Escrito por: Editorial Audi